Chat with us, powered by LiveChat

RECURSOS PARA APRENDER EN LAS DISCIPLINAS

Al ingresar a la universidad las y los estudiantes se enfrentan a múltiples desafíos. Uno de ellos es adaptarse a las nuevas formas de estudiar y aprender. ¿Cómo organizar el tiempo en semanas de exámenes? ¿De qué manera lidiar con la ansiedad frente a los desafíos académicos? En estos recursos encontrarás herramientas para lograrlo.

Recomendaciones para dormir

Tener buenos o mejores hábitos de sueño es muy importante para que tengas la energía y concentración suficientes para estudiar y, en general, para cualquier otra actividad que hagas durante tu día. Sabemos que el contexto de pandemia puede hacer difícil mantener los horarios y rutinas que antes teníamos, pero los siguientes son consejos que te ayudarán a dormir mejor.
La tentación es grande ahora para trabajar en cama o sobre ella, sobre todo cuando hace frío. Lo ideal es que puedas hacer tu cama todos los días y, si es posible, solo utilizarla para dormir y para tu actividad sexual. Si necesariamente debes hacer otras cosas en cama, como trabajar o estudiar, intenta tener algún ritual o actividad que te permita transitar entre actividades.
Intenta disminuir tu consumo de bebidas estimulantes, alcohol, comidas pesadas o mucha agua algunas horas antes de dormir, para que puedas acostarte cómodamente. Lo mismo corre para el ejercicio: si te ejercitas muy tarde, puedes activarte demasiado y tener dificultades para conciliar el sueño. Recuerda que también es recomendable desconectarse de redes sociales o noticias angustiosas un rato antes, para dormir con la mente despejada.
Apaga aparatos tecnológicos unos 30 minutos antes de dormir. Pon el teléfono en silencio, trata de controlar la temperatura en tu pieza, baja las luces y ponte ropa cómoda para dormir. También podría servirte tener una rutina que te prepare para el sueño: escuchar buena música, tomar una ducha, lavarse los dientes o hacer la rutina de cuidado facial, hacer ejercicios de respiración o meditación. Tener un tiempo de silencio y descanso también puede servirte para vivir un momento de paz.
Es normal que te cueste un poco mejorar tus hábitos de sueño. Pero si consideras que no estás pudiendo descansar nada de bien, o notas que nunca despiertas con una sensación de haber descansado, o si tu ánimo está incidiendo en tu capacidad de descansar, intenta poder conversar de esto con un especialista. Hay enfermedades físicas o anímicas que pueden afectar tu capacidad de sueño, y es importante pedir ayuda.
Te recomendamos también revisar la siguiente infografía en la que encontrarás consejos concretos y breves para mejorar tu calidad de sueño.


Profundiza

Si quieres profundizar aún más, puedes acceder a este contenido adicional que te entregará más y mejores herramientas para potenciar tus habilidades:

QUIZÁS TE PUEDA INTERESAR

No encontramos coincidencias con tu perfil. Si lo deseas, puedes buscar recursos específicos por palabra clave o según tu carrera!